Un pequeño paso para el hombre, un gran paso para la moda

Hace 48, los tres tripulantes del Apolo 11, alcanzaban la meta soñada por tantos a lo largo de la historia.

Finalmente, los seres humanos posábamos los pies en la superficie de la Luna, el satélite que tanto ensueño, mito y poesía ha despertado.

un pequeño paso para el hombre

El año era 1969, un año de cambios sociales, convulsiones políticas entre países y la sensación general de que el mundo, tal y como se conocía, estaba cambiando.
En lo que se refiere a la moda, el final de la década de los sesenta también es época de cambios.

La moda de los años sesenta

Mientras en las calles se concentraban las protestas y los jóvenes se volcaban en la filosofía del amor y la psicodelia, la moda experimentó un interés por el romanticismo.

El fenómeno de la multiculturalidad propició que los diseños occidentales se enriquecieran con la influencia oriental. Japón, África e India, entre otros países, aportan a la moda de los sesenta texturas peludas y estampados de vivos colores.

Foto: Diseño de Yves Saint Laurent

Foto: Diseño de Yves Saint Laurent

Las gasas, la seda y el terciopelo se convirtieron en las materias estrella de un amplio catálogo de prendas que respondían a la teatralidad del momento.

Los diseñadores de los sesenta

Los diseñadores de los años sesenta se mostraron audaces, y más allá de añadir elementos de otras culturas, como pueden ser las aportaciones de Kenzo e Yves Saint Laurent, experimentaron con resultados exitosos.

pierre cardin

Foto: Diseños de Pierre Cardin

Mientras Armstrong y compañía exploraban la Luna, Pierre Cardin trasladaba la carrera espacial a la moda femenina con vestidos de líneas sobrias en los que abundaba el blanco y el plata. También reintrodujo los casquetes, cuya redondez recordaba a los incluidos en los trajes de astronauta.

paco rabanne

Foto: Audrey Hepburn vistiendo un diseño de Paco Rabanne.

Por su parte, Paco Rabanne introducía las mallas de reminiscencias medievales y los materiales metálicos.

Al igual que Courrèges, Rabanne y otros diseñadores de la época impulsan los vestidos de una sola pieza, con faldas cada vez más cortas o con vestidos camiseros que prescinden de ellas.

vestidos camiseros

Vestidos camiseros en una ilustración clásica de Vogue.

La moda ha sabido sorprendernos en cada época, pero el final de los sesenta fue una maravillosa explosión.

Para los aficionados al vintage también fue una década importante, porque cambió la percepción negativa en torno a la ropa de segunda mano e inició un interés cada vez mayor en la recuperación de prendas de otras épocas.

No hay comentarios

Deja un comentario